Rava

Una voluntaria se encontró a esta perrita rondando por la carretera. Tenía mucha sed y estaba llena de pulgas. Tras comprobar que no tenía chip, decidimos hacernos cargo de ella y buscarle un buen hogar!

Tiene unos 9 años, está ciega de un ojo y ve poco por el otro. Es obediente, cariñosa, tranquila, y se adapta a todos los planes: campo, playa, reuniones familiares…